Para qué sirve el diente de león

Al diente de león se le atribuyen numerosas aplicaciones medicinales y estéticas. Ya en la antigüedad se usaba para tratar diversas afecciones como la anemia, los problemas sanguíneos, la depresión y el escorbuto.

En medicina

Le ofrecemos un listado con todas las aplicaciones que se le han atribuido a esta planta medicinal.

Anemia – tomar diente de león ayuda a recobrar los valores normales de hierro en el organismo. Esto se debe al alto contenido en hierro de la planta, así como a su propiedad digestiva, la cual ayuda a absorber y almacenar este mineral.

Artritis – gracias a su propiedad antiinflamatoria, la aplicación tópica, así como la ingestión del diente de león pueden ayudar a reducir la inflamación de las articulaciones.

preparado para infusión diente de león

Asma – las sustancias amargas del diente de león pueden resultar beneficiosas en el tratamiento del asma, actuando como relajante sobre las vías respiratorias.

Cálculos biliares – tomar diente de león ayuda a evitar la formación de cálculos biliares gracias a su propiedad colagoga, por la cual ayuda a expulsar la bilis retenida en la vesícula biliar. No tomar en caso de tener los conductos biliares obstruidos.

Cálculos renales – la propiedad diurética del diente de león ayuda a eliminar las piedras alojadas en los riñones.

Cáncer – tomar raíz de diente de león puede ayudar a frenar el crecimiento de esta enfermedad, además de prevenir su propagación. Estudios de laboratorio han mostrado cierta propiedad antitumoral a algunas células cancerosas.

Cataratas y glaucoma – el contenido de vitamina A del diente de león ayuda en la prevención de estas enfermedades oculares.

Ceguera nocturna – el diente de león ayuda a mejorar la visión en condiciones de baja luminosidad gracias a su contenido de vitamina A y helenina, las cual estimulan la producción de rodopsina, esencial para este proceso.

Cirrosis hepática – tomar diente de león estimula la función hepática, además de eliminar el exceso de líquido causado por esta disfunción.

Colesterol – el diente de león ayuda a disminuir y controlar los niveles de colesterol en sangre.

Defensas bajas – ayuda a fortalecer el sistema inmunológico previniendo así diversas enfermedades.

Disfunciones metabólicas – Tomar tallos frescos de diente de león ayuda a activar el metabolismo celular.

Dispepsia – resulta muy útil para combatir los trastornos digestivos.

Dolor muscular y de articulaciones – su aplicación tópica puede ayudar en el tratamiento del dolor gracias a su propiedad anti-inflamatoria.

Eczema – el diente de león ayuda en el tratamiento de esta y otras afecciones dermatológicas gracias a sus propiedades depurativas y antiinflamatorias.

Edema – gracias a su propiedad diurética, tomar diente de león resulta beneficioso tanto para prevenir como para aliviar los edemas.

Escorbuto – su contenido en vitamina C hace al diente de león un buen aliado para evitar esta deficiencia de vitaminas.

Estreñimiento – tomar raíz de diente de león ayuda a mejorar el tránsito intestinal y la evacuación de los intestinos gracias a su acción ligeramente laxante.

Flatulencias – tomar diente de león puede ayudar a reducir los gases intestinales gracias a su propiedad digestiva.

Gota – tomar infusiones y masticar tallos de diente de león ayuda a eliminar ácido úrico del organismo, gracias a su propiedad depurativa de la sangre.

Hemorroides (o almorranas) – tomar diente de león mejora la circulación sanguínea, por lo que resulta beneficioso en el tratamiento de las almorranas.

Hepatitis – tomar diente de león estimula la función hepática y biliar. Además, gracias a su propiedad diurética ayuda al hígado a desintoxicar el organismo sin sobreesfuerzos.

Heridas – gracias a su propiedad cicatrizante, su aplicación en forma de emplaste sobre llagas y heridas, ayuda a que se curen en poco tiempo.

Hipertensión – gracias a su propiedad diurética ayuda a disminuir la presión arterial; además su contenido en fibra y potasio favorece la regulación de la presión.

Ictericia – la propiedad colagoga del diente de león ayuda a reducir la congestión e inflamación del hígado y de la vesícula biliar.

Inapetencia – consumir diente de león ayuda a estimular el apetito gracias a su contenido de sustancias amargas; resultando útil para tratar los trastornos alimentarios.

Infarto – tomar diente de león regularmente reduce el riesgo de sufrir ataques al corazón al actuar como un anticoagulante natural.

Infección del tracto urinario – tomar diente de león ayuda a evitar las infecciones de orina gracias a su propiedad diurética, que ayuda a los riñones a eliminar desechos y sales, evitando así la proliferación de microbios en el tracto urinario.

Insuficiencia hepática – muy indicado para tratarla gracias a sus propiedades colagoga y colerético.

Intoxicación alimentaria – sus propiedades depurativa y hepatoprotectora ayudan a depurar la sangre y proteger el hígado en caso de intoxicación.

Menstruación – tomar diente de león ayuda a calmar los dolores de regla además de ayudar a eliminar los líquidos retenidos que la acompañan.

Obesidad – tomar diente de león ayuda a perder peso gracias a su propiedad diurética.

Osteoporosis – ayuda a prevenirla gracias a su alto contenido de fósforo y calcio.

Problemas circulatorios – el diente de león actúa sobre los vasos sanguíneos ayudando a dar fluidez a la sangre, además también actúa sobre la retención de líquidos que a menudo los acompañan.

Prurito – la acción depurativa del diente de león puede ayudar a aliviar el picor de la piel.

Retención de líquidos – el diente de león ayuda a eliminar líquidos y toxinas del organismo gracias a su propiedad diurética.

Reumatismo – el consumo o aplicación tópica del diente de león ayuda a aliviar los dolores reumáticos, por lo que resulta beneficioso incluirlo en el tratamiento.

Trastornos de vesícula – su propiedad colagoga estimula la producción de bilis, reduciendo la inflamación y ayudando con los bloqueos y problemas de la vesícula biliar. Además su propiedad diurética ayuda a desintoxicarla.

Trastornos del bazo – Tomar diente de león ayuda a mejorar el funcionamiento del bazo.

Trastornos del páncreas – Las infusiones de diente de león ayudan a mejorar el funcionamiento del páncreas.

Trastornos digestivos – ayuda a mejorar las digestiones (sobre todo si existe dificultad para digerir las grasas), depura el estómago y equilibra las bacterias de los intestinos.

Trastornos hepáticos –actúa como tónico para el hígado, ayudando a desintoxicarlo y mejorar su funcionamiento.

Urticaria – tomar infusiones de diente de león puede ayudar en su tratamiento debido a su acción diurética, que ayuda a eliminar toxinas.

Varices – mejora la circulación sanguínea, además de tener un efecto calmante y relajante sobre los problemas circulatorios.

En Estética

Acné – ayuda en la eliminación de granos e impurezas de la piel, gracias a su poder depurativo que facilita la eliminación de toxinas del organismo.

Adelgazar – tomar diente de león ayuda a perder peso, gracias a su propiedad diurética, que ayuda a eliminar el exceso de líquidos del cuerpo, además de ayudar a eliminar toxinas.

Cardenales y moratones – su aplicación tópica ayuda a suavizarlos.

Celulitis – consumir diente de león evita la retención de líquidos, ayudando a eliminar toxinas y evitar así la piel de naranja.

Ojeras – cuando las ojeras se deben a la retención de líquidos, el diente de león puede ayudar a atenuarlas gracias a su poder diurético.

Pecas y manchas de la edad – la aplicación regular de infusión de diente de león sobre la cara puede ayudar a atenuarlas.

Pelo graso, seco o quebradizo – lavar regularmente el pelo con infusión de diente de león le dará un aspecto más sano.

Piel grasa – el uso tópico de infusión de diente de león ayuda a controlar la piel grasa.

Verrugas – aplicar el líquido blanco del interior de los tallos directamente sobre la verruga hará que desaparezca poco a poco.

El contenido de esta página web tiene un carácter meramente informativo y en ningún caso reemplaza las indicaciones de un profesional de la salud.dientedeleon.es no se responsabiliza de las consecuencias ocasionadas por la automedicación.